Buena gente

martes, 27 de noviembre de 2012

Las lavanderas de mi infancia



Hola a tod@s.

Siempre que recuerdo mis experiencias con las aves cuando era niño, no puedo evitar pensar en una pequeña avecilla que me hizo pasar muy buenos ratos. Allá por los años de mi infancia, cuando uno no disponía de todo el arsenal óptico que tenemos hoy en día,  teníamos que salir a campear completamente, "a pelo". Nuestra gran afición y nuestros propios ojos, eran las únicas herramientas de las que disponiamos, para poder observar a los pájaros.

Cuando llegaban los meses otoñales, muchas eran las aves que se podían ver por el terruño. Recuerdo con mucha nostalgia aquella infancia de niño despreocupado, que pasaba largas horas todas las tardes con sus amigos, recorriendo los campos en busca de aves y de mil y una aventuras.

Por el mes de noviembre, solíamos acercarnos a los campos, a contemplar a los hombres que se encontraban preparando la tierra para las labores de la siembra. Si teníamos oportunidad, nos ocultábamos tras la linde, para espiar como el viejo tractor, uno de los pocos que había por aquel entonces, ya que lo que predominaban eran las bestias de labor, aventraba la tierra. Las rejas del arado abrían inexorablemente el suelo, sacando a la superficie multitud de animalillos que gustaban de vivir bajo tierra. Lombrices, caracolillos, musarañas y ratoncillos... todo un sin fin de pequeños animales, que venían ha hacer las delicias de un buen numero de aves, que se congregaban tras el apero esperando su oportunidad para llevarse al pico, lo que el hombre con su acción de remover la tierra, les estaba ofreciendo.

No faltaban las garcillas bueyeras que se concentraban en buen numero tras la maquinaria. Desde el cielo, el vuelo cernido del Cernícalo común, le servía para descubrir al pequeño ratoncillo que huía despavorido y que venía a sucumbir bajo las garras del pequeño falcónido. Pero entre todas las aves que llegaban hasta aquella parcela del campo, para disfrutar de aquel "maná" que el hombre involuntariamente les ofrecía, se encontraba una pequeña avecilla que era la preferida de aquel grupo de amigos, entusiastas de todo lo vivo.

La Lavandera blanca, que en masa se habatían tras el arado, para "recolectar" cuanto gusanillo o pequeño insecto cayese a su paso. Subían y bajaban de los terrones, con un nerviosismo que resultaba simpático. A veces, enfrascadas en la búsqueda de alimento, llegaban a acercarse tanto que casi, casi podíamos tocarlas con nuestras pequeñas manos. Cuanto observamos mis amigos y yo a las Lavanderas, cuantas veces las veíamos bañarse en los charcos tras las primeras lluvias del otoño.

Nostalgia, sin duda, nostalgia de unos años en que todo era más puro, en que todo era más limpio, en que los niños, sin tantos lujos y comodidades como hay hoy, sin tanta playstation y sin tantos videojuegos, también sabían pasárselo bien, saliendo al campo, observando a las avecillas que pululaban por doquier, aprendiendo cada día las lecciones de la madre tierra, que nos ayudaban a comprender mejor el mundo en que vivíamos. 

No puedo evitar, cada vez que me encuentro con una Lavandera Blanca, sentir nostalgia de lo que fue mi feliz y agreste infancia.

Esta entrada me gustaría dedicársela a mis dos hijos y decirles que debemos de buscar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida, en lo sencillo y en lo natural, por que es hay donde reside, lo puro y lo hermoso de nuestra existencia . Os quiero muchísimo hijos.

























El depredador y la presa: fijaros como le ha echado el ojo al insecto que vuela frente a ella.....




 




















46 comentarios:

  1. Hola Jero!

    Enhorabuena por las fotos, creo que son de un nivel altísimo, ese fondo es espectacular. El tumbing consigue que veamos al pájaro desde su propio punto de vista. Me gusta muchísimo esta entrada, para mí está entre las mejores.

    Si yo tuviera que elegir un ave de mi infancia, este sería irremediablemente el buitre leonado. Aquella experiencia que te conté cuando mi padre y yo recogimos uno enfermo y lo metimos en el coche con nosotros es el primer recuerdo que tengo para con las aves.

    Un abrazo muy fuerte, ahora ya sí que no queda nada maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias fenómeno.

      Tus palabras siempre son un motor para mí. El buitre es sin duda hasta el momento el ave de tu vida, marcó tu infancia y un glorioso día me llevo hasta tí. Larga vida al buitre. pronto nos vemos amigo.

      Eliminar
  2. Que maravilla de fotos Jero,enhorabuena por el trabajo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla hermano!.
    Me has transportado a mi infancia. Por un momento he estado corriendo por la huerta de mi padre tras alguna mariposa o escondido bajo un árbol observando las aves, o esperando en la piscina a que bajasen a beber.
    Yo no tenía amigos que disfrutasen de este mundillo, pero tenía a mi mejor amigo que me mostraba los secretos de las aves; ese amigo es mi padre. Un día llegó a casa con un águila real que se escapó de algún chalet del barrio donde vivía. Yo era muy pequeño pero me acuerdo perféctamente de como comía en su mano... En aquellos tiempos mi felicidad era "campear" por aquella huerta cercana al Bernabeu. Era mucho más feliz siguiendo y escuchando al vercecillo que jugando al futbol.
    Los niños de hoy en día no son nadie sin el móvil, los videojuegos o internet. Se pierden la esencia de la vida, las lecciones de la madre natura.
    Las fotos de la piripita (así las llaman en la Fuente) son una pasada, el color, la nitidez...
    pero el detalle que me decías el domingo es espectacular.
    Gracias por hacer por un momento que vuelva a ser un niño.
    Un fuerte abrazo y besos a la familia, aunque ya os los daré el sábado.
    ¡No queda nada!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos deberiamos de seguir teniendo algo de niños siempre. La perdida de esa gloriosa inocencia nos llevará irremediablemente al desastre. Si por un momento he conseguido que afloré en tí, me hace albergar la esperanza de que quizas aún no esté todo perdido. Ojalá los hombres fuesemos siempre eso, niños..... Un abrazo hermano, espiritus como el tuyo serian la solución a tanta a gresión natural. Se os quiere.

      Eliminar
  4. Yo me acuerdo de cuando me quedaba mirando a las lavanderas por la ventana de mi instituto (por aquí las llaman pajaritas de las nieves). Hablar de infancia a mí me hace acordarme de las abubillas, que eran mis preferidas y me entusiasmaba cuando veía una.
    Y muy buena la última foto, ¡la escena está que se sale!
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, sin duda siempre hay alguna ave que nos marcó de pequeño, la tuya es bien bonita. Saludos y nos vemos ya.

      Eliminar
  5. En mi pueblo las llamamos titeta.
    Han proliferado mucho, siendo bastante comunes, aunque es muy complicado hacerles una buena foto como las tuyas. Los blancos y negros que tienen son muy complicados de que se vean bien sus texturas. Tu lo has logrado sobradamente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vicent. En el Terruño se las conoce como churumbelas y son muy comunes. Un abrazo amigo

      Eliminar
  6. Hola Jero, viva el tumbing, vaya fotos, la ultima bestial con el mosquito, en referencia a lo que cuentas, te dire que aunque las cigüeñas, milanos y demás aves siguen tras la estela del tractor, cada vez son menos los bichines que salen a la superficie, estamos acabando con todo, en parte "gracias" a herbicidas, pesticidas etc etc.
    Saludos AMIGO y pronto nos vemos.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maquinón, es cierto que estamos acabando con todo. Los pesticidas y herbicidas son el azote de nuestros campos. Pronto nos estamos abrazando amigo mio. Besos para todos.

      Eliminar
  7. Jerónimo, solo decite gracias por esas preciosidades de fotos. Saludos y besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti por seguirme Teresa. Es un placer verte por aquí. Besitos.

      Eliminar

  8. WOW! Truly a wonderful series.
    Pretty sharp, beautiful colors and nice depth of field.
    I like the google+ under your blog but clicked.
    Compliment.
    Greetings, Helma




    ResponderEliminar
  9. Que fotazas y que recuerdos...gracias por traérnoslos a la memoria amigo.
    Un abrazuu!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada amigo Xurde, para mi es todo un placer haceros recordar esos mágicos años. Un abrazuu!!

      Eliminar
  10. precios serie yo tambien hecho de menos aquellos años yodo era mas facil ahora los fotografos de naturaleza parecemos delincuentes un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ferreiro, la verdad es que cuando menos llamamos la atención más de lo deseado. Saludos

      Eliminar
  11. Buenas y bonitas fotos Jero .
    Hay que probar lo del tumbing ,salen muy bien a ras de suelo .
    Explicaselo a los de mi pueblo este fin de semana como lo haces ( si usas tripode pequeño ,red....) y ya me lo contaran .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel, lo que si uso es esterilla,jajajaja. ya lo comentaré con ellos. Una pena que no puedas venir te echaremos mucho de menos. Besos a la familia.

      Eliminar
  12. Hola amigo Jerónimo,leyendo,leyendo me veia a mi mismo entre esos campos de labor recordando tambien a mi niñez pero yo con unos prismaticos de 6 aumentos de tio y correteando la ribera del rio buscando al Martin que fue unos de mis descubrimientos de esta bella ave y una de mis favoritas que como a ti la Lavandera te trae tan buenos recuerdos.Que razon tienes con los niños de hoy y dia que necesitan tanto lujo para divertirse cuando yo en los años 60 queria estar mas en el campo que en casa,son tantos recuerdos amigo mio y tanta nostalgia.Las fotografias de la Lavandera de lujo en todos los sentidos.Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, Sin duda unos años muy felices los de nuestra infancia y muy diferentes a los de hoy día. Un abrazo amigo mio.

      Eliminar
  13. Jero, muchas gracias por compartir tu trabajo, la verdad es que es estupendo, te felicito un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Rosa y bienvenida a mi blog. Espero verte amenudo por aquí. Saludos

      Eliminar
  14. Hola Jerónimo, a todos los que nos gusta la naturaleza y pasamos nuestra infancia disfrutando del campo recordamos a este inquieto pajarillo balanceando continuamente el cuerpo entre los surcos de los arados. En mi tierra se les llama pepitas, no se el motivo pero es un apelativo gracioso. Saludos desde Ecija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo.
      Por mi tierra se las conoce como churumbelas y todo el mundo las conoce. Siempre es un placer verte por mi blog. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Si señor, parte de la niñez. Por nuestra finca, como aparecían en Otoño se les llamaba "Pajarica de las nieves" porque ellas traían la nieve...que bonita la tierna ignorancia popular de aquellos pastorcillos con los que jugaba.
    No me sorprende la calidad de tus fotos a estas alturas, pero me parece espectacular como consigues que no se te quemen las fotos por el blanco de la cara de estas aves, a mi me salen mal casi siempre, me tienen muy quemado.
    Aparte de todas esas técnicas, preciosas, preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Jesus, como le he comentado a Pablo por aquí se las conoce como churumbelas. Respecto a los blancos es cuestión de pr,actica. Al principio me pasaba igual que a ti pero con el tiempo y la experiencia empecé a controlarlos un poco mejor. Saludos amigo y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Otra entrada de lujo Jero, con una luz y color espectaculares, tienes razón la última de la série que le echa el ojo al insecto es una autentica joya, enhorabuena y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias fernando. Sin duda la última es bastante curiosa. Un fuerte abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  17. Unas fotos muy buenas, sobre todo la ultima por ese detalle del insecto,la flor y el angulo a ras! Es curioso como la niñez trae recuerdos relacionados con un ave en casi todas las personas que de adultos seguimos observandolas con cariño.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es amigo campero, aves y hombres muchas veces relacinados desde nuestra infancia. Gracias por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Son muy buenas todas las tomas. Con una luz magnífica y muy bien ambientadas en su entorno natural (el suelo, entre otras cosas). Una "colección" de lavanderas de alto nivel.
    Solo una cosa, y es referente al texto: la letra tan pequeña, y sobre un fondo negro, no es precisamente muy apetecible de leer; y es una pena, porque tus textos, aunque un poco largos para los que andamos pillados de tiempo, son una delicia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andoni. espero que este nuevo tamaño se lea mejor. Saludos

      Eliminar
  19. Grandes fotos del comportamiento de la lavandera. La última pieza única!! Saludos

    ResponderEliminar
  20. preciosa serie
    la del insecto una pasada
    saludos

    ResponderEliminar
  21. buenísima serie Jero, esa última con el detalle del insecto es de 10.
    ya estoy deseando ver las fotos que estaréis haciendo este finde con las grullas.
    un abrazo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi, pues es una pena que no hayas estado con nosotros por que ha sido un finde memorable, ya te contaré por teléfono. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Aupa amigo Jero que buenas y valla calidad, como la de siempre :), esa ultima con el insectito a mi padre y a mi nos ha chiflao pero las primeras con esa luz tan guapa las as clavado.
    Enhorabuena, un abrazo Egoitz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias egoitz. Un fuerte abrazo y ya os digo animaros a bajar cuando querais.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...