Buena gente

martes, 2 de octubre de 2012

Un extremeño por tierras bautas. Capítulo 3º; La mirada del Leonado




Hola a tod@s.

Continuando con la saga de capítulos que vengo dedicando a mi viaje por tierras de Quintanilla del Agua, hoy vengo a presentaros de una manera menos usual, más de cerca, cara a cara, al carroñero más común de entre nuestras aves necrófagas: El Buitre Leonado.

Permitidme que comience mi relato, retrotrayéndome a mis años infantiles. A la tierna edad de seis o siete años, no recuerdo con exactitud, allá por los comienzos de la década de los ochenta, tuve yo mi primer encuentro con estas aves míticas.

Mi querido Terruño, que por aquel entonces basaba su economía en la ganadería y en la agricultura, contaba  por aquellas fechas con un gran número de reses entre su cabaña ganadera, que estaba formada principalmente por ganado porcino, ovino, caprino y en menor medida por un cierto número de ganado vacuno. No faltaba en casi cualquier casa el simpático borriquillo además de otras bestias de labor como los caballos o las vigorosas mulas, que ayudaban a los hombres en las arduas tareas del campo. Campo en el que por fortuna, sobre todo para los buitres, aún se podía abandonar el cadáver de la vieja res muerta para que sirviera de alimento a la comunidad buiturina, antaño muchísimo más numerosa.
 Precisamente debido a estas dos cuestiones; poder contar con un gran número de cabezas de ganado que proporcionaban muchos cadáveres a lo largo del año y  poder abandonarlos libremente en los campos, se estaba asegurando de una manera indirecta el futuro de nuestros buitres.

Debía ser verano, por que recuerdo muy bien que hacía muchísima calor. Cierto día venía yo subido a lomos de la "Andaluza", una de las dos hermosas mulas que formaban la yunta que tenía mi padre y que aquella calurosa mañana venía sujeta firmemente de riendas por sus duras y curtidas manos.

Recuerdo que tras pasar una zona de olivares, nos adentramos en unos rastrojos, cuando por primera vez, contemplé uno de los espectáculos naturales más increíbles de cuantos había visto en mi corta e inocente vida. A pocos metros de nosotros unas aves inmensas en un número muy elevado y apiñadas en un palmo de terreno, luchaban entre ellas. Una vorágine de alas, picos y garras que me dejaron estupefacto. 
Mi padre me miró y quizás con objeto de calmarme me dijo:" Son buitres, hijo, y su misión en la naturaleza es limpiar el campo de pestilencias, cuando un animal muere, se lo comen".

Yo no daba crédito, entre el espectáculo que suponía para mi el ver cara a cara, por primera vez, a esas formidables criaturas y las palabras que sabiamente me decía mi padre, yo estaba alucinando.
Aún recuerdo aquel hedor insoportable, aquellos rostros ensangrentados tras introducir sus cabezas en las entrañas del cadáver, sus penetrantes miradas, que se clavavan como dagas en mí y que han permanecido imborrables aún con el paso de los años. No sabía yo, que por entonces ya comenzaba a despertar en aquel niño, esa inquietud, ese amor y esa pasión por esta y por todas las demás criaturas aladas y por el mundo en el que viven, el cual compartimos.

Todo esto sentí, amigos mios, el día que mi gran amigo Manuel Mata, tuvo a bien el concederme de nuevo el privilegio de plantarme cara a cara ante estas maravillosas aves. De mostrarme uno de sus increíbles banquetes, de ser testigo de excepción, como lo fui en mi niñez, de una de sus impresionantes carroñadas. Pude volver a sentir esas penetrantes miradas, esas poses heráldicas, esos gestos y esos sonidos que me volvieron a recordar aquellos buitres de mi infancia. Y de igual manera pero con los papeles cambiados tuve la dicha de compartirlas con una persona muy especial para mí. Mi hijo Jorge. Ahora era yo el padre, ahora daba yo las pertinentes explicaciones, aunque he de confesar que los tiempos son otros y que a mi hijo de nueve años y con su cámara en ristre, poco podía enseñarle yo sobre unas aves que él, atraves de libros, documentales y por que no decirlo, de muchos de vuestros blogs, conocía ya a la perfección. Pero aún así doy gracias a la vida por haberme concedido el privilegio de haber estado a su lado en su primera carroñada, por que creo que al igual que me ocurrió a mí, espero que no lo olvide jamás.

Esto es, lo que con mayor o menor acierto, he intentado recoger en estos primeros planos que ahora os muestro. Unas fotos a las que les tengo verdadero cariño por lo que suponen para mí. Recuerdos de unos momentos inolvidables al lado de mi padre y ahora por último al lado de mi hijo, que permanecerán ya por siempre en lo más profundo de mi ser. 

Fijaos bien en las miradas de los buitres por que tras ellas se esconde el asombro, el respeto, la admiración y el sentimiento de un niño.






































Esta entrada va dedicada con todo mi cariño, a mi Padre. Por tantos momentos buenos que hemos compartido. Por enseñarme muchas de las cosas que hoy sé y que no se aprenden en los libros. Y sobre todo por hacer de mí, la persona que soy hoy en día. Te quiero papá y muchas gracias por todo.

 

50 comentarios:

  1. Excelentes retratos del Leonado,son una maravilla.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias amigo Isidro, me alegra que os gusten estas imágenes que como digo son especiales para mi. Saludos

      Eliminar
  2. Menuda serie Jero.
    Ya diras si son recortes o ya perdiste el olfato, je,je,je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, la verdad es que son tantas las sensaciones que tienes fotografiando a pocos metros y sin recorte a estos bichos que a la que menos importancia le das es a la del hedor. y oler, huelen y no me hagas explicarte de que manera.... Saludos amigo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito! ufffffff, me has vuelto a emocionar mientras leía cada palabra, cada frase.
    Te he visto de pequeño amigo mío, tú tienes el don de hacerme viajar en el tiempo a traves de la máquina de tus palabras. ¿Te imaginas que nos hubiésemos conocido entonces? cuantas aventuras habríamos compartido.
    Las fotos que quieres que te diga, peazo de retratos que les has sacado.
    Hoy ando algo menos liado y como es martes sabía que había sorpresa.
    Dale un fuerte abrazo a tu padre y dale también las gracias por haberte tenido y por haber hecho de tí esa maravillosa persona que rebosa valores por los 4 costados. Dale un beso muy grande a tu madre, ella también debe llevarse los méritos (sobre todo por la parte artística.
    Besos a la family y un fortísimo abrazo para tí hermano.
    P.D: Dile a Jaime que todos los días al subir al coche veo el pájaro que me regalo y me acuerdo muchísimo de el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, hermano.... cuantas aventuras; cuantos días escudriñando el riachuelo, observando las idas y venidas de los abejarucos, viendo pasar las escuadras de las grullas viajeras, tumbados en la hierba mirando al cielo, preguntandole cosas a la brisa, a los arboles, a las aves... una lástima no habernos conocido antes. Sin embargo nuestra amistad no parece reflejar su corta estancia en el tiempo. parece ser una amistad incubada desde la infancia, desde una infancia agreste en la que parecia que habíamos vivido multitud de aventuras y desventuras. Una amistad que alimentas día a día con tus palabras y tus gestos, una amistad que al igual que aquella que se forja desde la niñez seguro, seguro almenos por mi parte perdurará por siempre en el tiempo. Gracias por estar siempre haí, amigo, HERMANO.

      Eliminar
    2. Pd: Dice Jaime que él también se acuerda mucho de ti y que os quiere mucho. saludos de toda la family.

      Eliminar
  4. Joder Jero, me has emocionado, te lo digo muy en serio, no sabía que iba a traer a ti esos recuerdos de la infancia y ahora los vives con Jorge, ahora entiendo tus palabras cuando estabas dentro del coche-hide, esas vivencias con tu padre... no sabes cuanto me alegro que haya puesto un poco para que vuelvan a aflorar en ti, te imagino como Jaime o como Jorge a lomos de Andaluza y no puedo mas que esbozar una sonrisa, esto no hace mas que reforzar nuestra amistad y mi admiración hacía ti.
    En cuanto a las fotos que quieres que te diga tio, me gustan todas desde la primera a la ultima, has sabido plasmar a la perfección lo que vivimos aquellos días, dale muchos besos a la familia.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más hermoso y satisfactorio para mi, que alguien con tu calidad humana me diga que lo emociono. Para mi es lo máximo. Aunque no lo haya comentado en la entrada te digo que dos de mis mejores amigos como sois tu o mi hermano Ramonchu también quedaran por siempre en los recuerdos de mi hijo por que vosotros ese mágico día, el día de su primera carroñada también estuvisteis allí. saludos maquinón y gracias por todo querido amigo.

      Eliminar
  5. Jero ,lo de siempre , que decirte que no te haya dicho ya de tus fotos .
    La primera nada mas empezar ya se queda uno un rato mirando y mirando ,y despues con la diferencia que tienen en la cara unos de otros , otras veces me parecian todos con la misma cara , solo jovenes o viejos .....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angelillo.

      Gracias por tus palabras, siempre tienes un reconocimiento magnífico hacia mi trabajo, lo cual te agradezco enormemente. Y tienes toda la razón, si te fijas se ve como los buitres son como las personas cada uno con sus facciones,jejeje. Besos a la familia y un abrazo muy fuerte para ti amigo mio.

      Eliminar
  6. magnificos retratos con una calidad impresionante haber ahora que he terminado el periodo de extincion preparo una carroñada con los colegas un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Ferreiro, a ver si hay suerte con la carroñada y pronto nos sorprendes con esas tomas que tu sabes hacer. saludos

      Eliminar
  7. Hola amigo Jerónimo sin palabras un pedazo de fotazas impresionantes todas ellas con unas miradas penetrantes.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Antonio, desde luego son unas miradas que no se olvidan facilmente. Saludos amigo mio.

      Eliminar
  8. Hola Jero,

    leyendo tu entrada me ha venido a la mente un paralelismo; recuerdo que una vez, mi padre y yo recogimos del monte un buitre envenenado y se lo llevó el SEPRONA, pero el trayecto del monte al pueblo lo hice junto al buitre ya que lo metimos con nosotros en una vieja furgoneta, yo era muy pequeño y sólo recuerdo lo mal que olía aquel bicho...

    Como bien dices, se puede intuir a través de sus ojos todo lo que has comentado, es algo que no cambiará nunca. Sobre las fotos, qué decir, sólo puedo felicitarte otra vez y aprender de ellas, de tí.

    Estoy seguro de que a Jorge no se le olvidarán nunca esos momentos junto a tí, son experiencias muy fuertes emocionalmente hablando e impactantes al ser la primera carroñada.

    Un abrazo maestro, siempre es un alegrón ver que ya has publicado una nueva edición de la saga, saludos a todos, se os echa mucho de menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isra.

      Impresionante también tu experiencia junto a tu padre y por lo que veo no lo has olvidado aún. De este maravilloso viaje a Quintanilla además de todo lo que personalmente me llevo, las experiencias que mi hijo a vivido junto a vosotros ocupan sitio de excepción. los valores que ha aprendido de cada uno de vosotros estoy seguro que le ayudarán a que algún día sea lo que yo deseo para mis hijos, que sean buenas personas cosa que con vosotros cerca está casi grantizado. Un abrazo fenómeno y pronto la siguiente, el ciclo de quintanilla está en el ecuador espero que no os aburrais demasiado. Un saludo y yo también os echo muchísimo de menos haber si para las grullas nos volvemos a ver, sería genial. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. La calidad es tan enorme que es que no sé ni qué decir, ¡¡¡¡son maravillosamente perfectas!!!
    Los iris, las arrugas, cada pluma, es que casi puedo notar el tacto que tendría el pico al tocarlo, increíble...
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, me vas a ruborizar con estos comentarios. De verdad te lo agradezco mucho amigo mio. Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  10. Precioso relato, preciosos retratos, preciosa entrada. Un remate formidable. Tu padre estará orgulloso. La primera y la décima me encantan. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sil, sin duda los padres son los pilares de nuestras vidas pero aveces peronas como vosotros también son verdaderos puntales en el camino. Se os echa de menos. Besitos, ojillos azules.

      Eliminar
  11. Veo que te has deleitado haciéndoles retratos.. A mi también me gusta mucho el retrato en la fauna y así poder apreciar su mirada y detalles más ínfimos.. Te han quedado a cual mejor.. Excelentes de nitidez y calidad.. Un placer contemplarlas.. Un cordial saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que disfruté con ellos, la experiencia fue increíble Ana. Esos bichos tienen un algo que.... Saludos amiga mia.

      Eliminar
  12. Increibles retratos, tal vez los mejores que he podido contemplar de esta especie!! lo que mas me llama la atencion es la nitidez del iris que te hace entrar dentro del ave y casi saber lo que piensa de nosotros los humanos , "esos seres que tantas veces nos perjudican y sin embargo otros nos adoran....).
    Saludos camperos!
    (ayer tire unos pollos a los buitres , ni montarme en el coche ya estaban comiendo!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras campero. Gracias como tu bien dices, a que hay personas que los adoran se pueden cntemplar fotos como estas. Todo el mérito es suyo. Un abrazo compañero.

      Eliminar
  13. Que primeros planoooss!!!!!.Impresionantes Jero,aparte de un texto ameno y evocador.
    Un abrazuu!!

    ResponderEliminar
  14. Aupa amigo Jero muy guapa esta entrada y con unos retratos alucinantes, esa calidad en el ojo y el detalle del plumaje es una verdadera marabilla.
    Enhorabuena, un abrazo Egoitz.

    ResponderEliminar
  15. Siempre presente el ecologismo, la tradición, la humanidad y la calidad tanto en tus textos como en tus fotografías. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intento amigo Pablo, lo intento. Gracias por pasarte.

      Eliminar
  16. He visto cientos de tomas de carroñadas, más las que tengo en archivo, pero hay que dar al cesar lo que es del cesar. Los mejores retratos hasta el dí de hoy son esta serie, y además refeljan el momento en que fueron captados, lo que no es fácil por el encuadre cerrado.
    Felicidades, que te las mereces de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Agustín, la verdad es que estoy muy contento con el resultado. Gracias por pasarte, es un placer verte de nuevo por aquí. Saludos

      Eliminar
  17. Vaya retratos no te habran contratado para sacarles la foto del dni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja desde luego que alguna valdría para el DNI tienes razón. Saludos amigo Iñaki y gracias por pasrte por aquí.

      Eliminar
  18. Una preciosidad y vaya foco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Vicent, la verdad es que estos bichos son muy hermosos apesar de que se dediquen a tan funestas actividades. Saludos.

      Eliminar
  19. Son impresionantes las imágenes de los leonados. La verdad que cuando veo tu blog alucino. Yo estoy este año estudiando por tu tierra Jerónimo, en Badajoz. Si un día pudiéramos me encantaría conocerte, estás hecho una máquina.
    Saludos
    Miguel A

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel A. Cuando quieras nos vemos, mandame un privado y ya charlamos, yo vivo en un pueblo a media hora de Badajoz, asi que si quieres podiamos quedar un domingo y hacer alguna salida. En fin gracias otra vez y espero tu mail. Saludos.

      Eliminar
    2. Pd mi correo lo tienes en la columna derecha del blog, bajo una pequeña foto mia en un observatorio. Saludos de nuevo.

      Eliminar
  20. sin palabras
    las imagenes hablan por si solas
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias Ángeles. un saludo amiga mia.

      Eliminar
  21. Hola Jero, me quedas sin palabras. Creo que son los mejores retratos de buitres que he visto. Es impresionante la serie. sinceramente, a parte de la experiencia humana que habéis vivido por esas tierras, está claro que sacaste el máximo partido fotográfico que se puede a esa carroñada.
    te estás poniendo el listón muy alto....
    Insuperables. Enhorabuena máquina!
    un abrazo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Javi. Pues eso intenté desde luego sacar el máximo partido a mi visita a Quintanilla. Los resultados sois vosotros quienes teneis que juzgarlos. Un fuerte abrazo y muy pronto nos vemos, vete preparando amigo mio.

      Eliminar
  22. Hola Jero!!!! pedazo entrada!!!!!! el texto fantástico y los retratos impresionantes, me recuerdan a los retratos de las señoras en las mansiones ajaja, tremendas!! Siento contestarte tan tarde, ya sabes, internet!! quíteme la falta maestro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, te quito la falta por que eres tu que sino..... jajaja. Gracias por tus palabras me alegro mucho de que te gusten los retratos, la verdad esque sin vuestro esfuerzo no huviesen sido posibles. Un fuerte abrazo y recuerdos de Jaime que te echa mucho de menos.

      Eliminar
  23. Jerooooooooooooooooo!!!

    Menudas caras que tienen los "señores de la limpieza"... Impresionantes retratos en todos los aspectos y un relato muy entrañable. Poco más que añadir, enhorabuena maestro!!

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola figura ya pensaba que no pasabas, por que mañana vuelvo a publicar. Me alegra que te guste el resultado pero aún queda parte del viaje por contar. besos a las chicas.

      Eliminar
  24. Hola Jerónimo.
    Muy buenas las fotos, como de costumbre; qué impresionantes miradas, te dejan helado.
    Una maravilla de trabajo.
    Un abrazo desde Doña Mencía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Manuel la verdad es que son unas miradas que se graban de por vida a quien tiene la suerte de contemplarlas. Un abrazo amigo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...